Nuestra Compañía

Historia del CBS

1

El Incendio de la Iglesia de la Compañía de Jesús.

La Iglesia de la Compañía de Jesús se ubicaba hasta 1863 en las esquinas de las actuales calles Compañía y Bandera. A minutos de las 20:00 horas del 8 de diciembre de 1863, durante el cierre del Mes de María y con el templo colmado de fieles, se inició un incendio que destruyó por completo la iglesia y mató a cerca de dos mil personas, en su mayoría mujeres y niños.

Las llamas fueron provocadas por una lámpara a parafina y a pesar que la gente intentó escapar, el fuego se propagó rápidamente entre las maderas y la ornamentación que adornaba la iglesia esa tarde. Quienes no murieron quemados, fallecieron aplastados bajo las personas que aterradas, intentaban huir.

Esta es aún la tragedia que más víctimas ha cobrado en el territorio nacional, encontrándonos en época de paz.

Santiago contaba para esa época con cerca de 300.000 habitantes y con un servicio de extinción de incendios, denominado el Batallón de Zapadores Bomberos, el que sin embargo disponía de precarios medios para cumplir su trabajo.

Los días posteriores al incendio, las crónicas del diario El Ferrocarril dan cuenta de la catástrofe sin precedentes en la historia mundial. En primera instancia, se había calculado que la cantidad de muertos producto de esta tragedia era de alrededor de 500, sin embargo, a medida que pasaban las horas y concluían las labores de remoción, la cifra de fallecidos había aumentado hasta llegar a los dos mil 200.

foto 2 cbs

José Luis Claro y Cruz, el iniciador y fundador del Cuerpo de Bomberos de Santiago

El 8 de diciembre de 1863, a la edad de 37 años, a José Luis Claro se le vio actuar en el rescate de las víctimas del incendio. Tras la tragedia, una sola decisión cabe en su cabeza y es la de fundar una compañía de bomberos, similar a las que ya funcionaban en Valparaíso.

A su llamado publicado en el diario El Ferrocarril, responden más de 200 hombres por lo que se determina una nueva reunión en los salones de la filarmónica. Finalmente, el 20 de diciembre de ese mismo año, se funda el Cuerpo de Bomberos de Santiago, con cuatro compañías.

José Luis Claro asume el mando de la bomba Poniente como su primer Capitán. Posteriormente, en 1882, ocupa el cargo de Segundo Comandante de la Institución y Vicesuperintendente, en 1884. Finalmente, fue nombrado Director Honorario el 7 de diciembre de 1898.

José Luis continuó prestando sus servicios hasta el día de su muerte, a los 75 años de edad, el 21 de junio de 1901..

2

Grandes jornadas del Cuerpo de Bomberos de Santiago

-El Cuerpo de Bomberos de Santiago participó ayudando al Cuerpo de Bomberos de Valparaíso tras el Bombardeo Español en 1851.

-El año 1879, durante la Guerra del Pacífico, el Cuerpo ofreció sus servicios al gobierno organizándose como Cuerpo de Bomberos Armados.

-En enero de 1887 se declaró en Santiago una epidemia de cólera, donde los bomberos capitalinos ayudaron activamente en el auxilio de víctimas.

-Tras la caída del gobierno del presidente Balmaceda luego de la Guerra Civil de 1891, se produjo la desaparición del poder y la policía de Santiago se disolvió. Esta situación generó desordenes, robos y destrucción. El Cuerpo de Bomberos de Santiago se constituyó en guardia de orden y durante muchos días, con el fusil en manos, contuvo desmanes y presto apoyo a los débiles y vencidos, sin otra mira que restablecer el orden y la tranquilidad pública.

-El Cuerpo de Bomberos de Santiago nuevamente se desplazó hacia Valparaíso, para prestar su colaboración a la población porteña, posterior al terremoto del año 1906.

Voluntarios destacados

Muchos son los voluntarios distinguidos que han pasado por las filas de nuestra institución. Hemos querido destacar a algunos de ellos, quizás los que más destacados servicios han prestado:

1)      Don José Tomas Urmeneta, primer Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Santiago desde 1863 a 1865.

2)      Don Antonio Varas, ministro de Estado, Superintendente del Cuerpo desde 1866 a 1869 y Director Honorario desde 1870.

3)      Don Aníbal Pinto, presidente de la República, Superintendente en 1884. Falleció en junio de ese año.

4)      Don Francisco Bascuñan Guerrero, voluntario de la Tercera Compañía, Comandante en 1866 y Vicesuperintendente en 1867. La institución le debe la primera torre del Cuartel General.

5)      Don Enrique Mac Iver R., Voluntario de la Segunda Compañía. En 1874 fue elegido Vice Comandante. Vicesuperintendente y Superintendente, alternadamente, desde 1889 hasta 1893. Fue designado Director Honorario en 1904.

6)      Don Pedro Montt, presidente de la República, voluntario de la Sexta Compañía. Secretario General desde1875 a 1883. Falleció en el ejercicio de su cargo como primer mandatario en 1910.

7)      Don Ismael Valdés Vergara, fundador de la Quinta Compañía, Secretario General, Vicesuperintendente y Superintendente por espacio de 12 años consecutivos, desde el 1896 a 1907.

8)      Don Enrique Phillips H., Voluntario de la Primera Compañía, Comandante de la institución desde 1899 a 1906. Vicesuperintendente en 1912 y Superintendente desde 1927 hasta su fallecimiento el 11 de Enero de 1930. Como Comandante creo la primera central de Alarmas, en 1905.

9) Don Alfredo Santa María Sánchez, voluntario de la Quinta Compañía. Comandante desde 1924 hasta 1939. Superintendente desde 1944 a 1946, falleciendo  en el ejercicio de su cargo. Designado Director Honorario en el año 1929.”.